¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Bombillas de LED. Consejos sobre el lugar de instalación

A petición de muchos de nuestros Clientes y Lectores, hoy compartiremos algunos consejos personales sobre donde deberíamos de instalar según que bombillas. Si bien es cierto que el usuario final tendrá siempre la última palabra sobre este punto.

Según la Estancia en la que se instalen, aconsejamos lo siguiente:

En cocinas

 

Sin duda alguna el tono más adecuado para la iluminación de Cocinas es el Blanco. Un tono entre 4.500ºk y 6.000ºK, serían los ideales. Estos tonos deberían de aplicarse incluso según el tipo de cocina. Decantándonos por el tono 4.500ºk, para las cocinas más clásicas: Y por el tono 6.000ºk para las cocinas más modernas.

Proponemos dos tipos de iluminación en las cocinas. Una iluminación general, normalmente instaladas en el techo que nos aporte unos 350 lux de media. Y una iluminación localizada  instalada por lo general bajo los muebles de la cocina, islas, etc., la cual nos permitirá obtener la luminosidad adecuada (400 Lux) a la hora de la realización de las labores domésticas.

En salones y pasillos

 

Aunque muchos clientes optan por el uso de una luz blanca, para dichas zonas. Es aconsejable el uso de un color de temperatura cálido (3.500ºk o inferior),  puesto que son estancias en las que la atmósfera que deseamos crear es de relajación, con unos 200 Lux de media nos bastaría.

Ver la televisión, simplemente charlar con la familia, escuchar música, o leer uno de nuestros libros favoritos, etc…  son algunas de las cosas que solemos realizar en esta estancia.

Es aconsejable, la instalación de mecanismos que nos permitan regular la intensidad luminosa a nuestro antojo. Y proveernos, en una parte de la estancia de un elemento que nos aporte luz puntual, para poder desarrollar labores de lectura, etc… En estos puntos de luz es aconsejable unos 500 Lux a 0.85 metros de altura con respecto al suelo (plano de trabajo).

Iluminación LED en cuartos de baño / aseos

 

La iluminación de cuartos de baño es una de las iluminaciones menos definidas, aunque apostar por un blanco, es sin duda alguna la parte más acertada. Es muy importante en este lugar atender al ÍNDICE DE REPRODUCCIÓN CROMÁTICA, de la luz que empleemos. Por qué debemos de recordar que la reproducción de los colores debe de ser lo más parecido a la luz día, lo que nos evitará sorpresas a la hora de afeitarnos, maquillarnos, etc…, no distorsionando los colores. Por ello una temperatura de color entorno a los 5.750ºk y un índice de reproducción cromática de más del 85, es lo ideal en dichas estancias. Así mismo al igual que en las cocinas deberíamos de instalar dos tipos de iluminación. Una general entorno a los 350 Lúmenes, que debemos de cuidar de instalar fuera de las zonas de riesgo (Según Reglamento  de Baja Tensión), pero que nos ilumine perfectamente la zona de ducha y/o bañera. Y una iluminación puntual, casi siempre situada sobre el lavamanos junto al espejo.

Iluminación LED en dormitorios

 

Del mismo modo que sucede en salones y pasillos, algunos consumidores optan por la iluminación blanca , aunque nuestra recomendación personal es utilizar siempre tonos cálidos para este tipo de estancias, nunca superiores a 4.000K, para generar un ambiente más acogedor y una luz menos “Deslumbradora”.

En los dormitorios además del tono de luz utilizado, es muy importante la ubicación de la iluminación como el cuidado que debemos de tener a la hora de elegir la iluminación con un bajo deslumbramiento (debemos recordar que en la mayoría de las ocasiones miraremos directamente a las lámparas situadas en el techo, puesto que estaremos en posición horizontal). Para dar solución a este problema, podemos usar lámparas que emitan luz indirectamente, evitando ver directamente la fuente de luz, es decir lo que percibimos es una luz reflejada en una superficie, permitiendo que sea mucho más “suave” y “homogénea” a nuestra visión.

Otra solución válida es la colocación en el techo de multitud de puntos de luz con un bajo flujo lumínico, y que no se encuentren situados justo encima de nuestras cabezas. Así tendremos un reparto de luz homogéneo y agradable a nuestra visión.

Deberíamos de sopesar así mismo la instalación de reguladores de luminosidad para este alumbrado general.

Un flujo lumínico medio de 150 Lux, sería más que aceptable para este tipo de estancia.

No debemos de olvidarnos así mismo de instalar una luz focalizada (generalmente sobre la mesa de noche, sobre la cama, etc…), que cumpla con todos estos requisitos anteriores y que además nos permita leer sin molestar al sueño de nuestra pareja.