¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

 

En multitud de ocasiones nos encontramos en el mercado con este tipo de productos, pero en esta ocasión nos llamó la atención una tienda local que con sólo unos meses de apertura, ofrecía focos de LED  de 50w, al precio de 29.90 euros. Una autentica ganga, por lo que decidimos adquirir uno de esos focos para comprobar su calidad. Pués nos planteaban serias dudas la calidad de su Led, la estanqueidad del bloque, el material de que estaba construida su carcasa, etc…

Y el resultado final fue el siguiente:

·         Sin desembalar el producto nos encontramos que en la caja, se nos indican algunos datos como el consumo (50w) y el número de Lúmenes (4.500), por lo que sin querer y de forma inmediata comenzamos a calcular la eficiencia energética de este producto (4.500 lúmenes/50 vatios =90 Lúmenes/vatio).

·         A la hora de desembalar el producto nos encontramos con que dicho foco en su parte trasera tiene adherida una pegatina que nos indica que su potencia es de 30 vatios.

·         En cuanto a su carcasa está conformada por die casting, que si bien no es el disipador térmico adecuado, para estas potencias por su coeficiente térmico, se encuentra entre los aceptables.

·         El Chip LED es del tipo COB (Chip On Board), y en realidad está compuesto por cierta cantidad de pequeños LED que tienen una configuración mixta (serie y paralelo), todo ello montado sobre un disipador térmico de aluminio con el fin de optimizar la disipación térmica del Chip. La mayoría de los fabricantes utilizan los valores límites indicados por el fabricante con el fin de obtener el mayor flujo lumínico posible, aunque el LED trabaje en unas condiciones térmicas limites, acortando considerablemente su vida útil. Por lo que el chip tenderá a quemarse prematuramente.

·         En cuanto al driver pudimos observar a primera vista, que el driver está construido con materiales de escasa calidad y que es demasiado pequeño para los 30 vatios (recordamos que no son 50 vatios como nos habían indicado en el momento de la compra), llegando a temperaturas muy altas, después de unos minutos de funcionamiento.

·         En resumen, disipadores térmicos no aptos para el tipo de LED utilizado, junto a un tipo de led de baja calidad y llevado al máximo de sus prestaciones, junto a un driver de deficiente calidad conforman un producto que seguramente y dependiendo de las horas de uso diario tendrá un corta vida útil.

 

Si desea ver el vídeo haga click aquí.